#CómoSalimosDeEsta

fuente: andina

Perspectivas para el agua potable y saneamiento en Lima

El agua potable es un recurso necesario para todos los peruanos, siendo su provisión un aspecto medular que la Administración Pública debe cautelar. Para ello se requiere de infraestructura pública. En Lima, ¿qué proyectos se tienen previstos y con qué opciones adicionales se cuenta?. En el siguiente artículo lo revisaremos.

Karla Gaviño - Docente de la Escuela de Gestión Pública de la UP

Publicado: 2022-03-10


El agua es uno de los servicios públicos más necesarios para la población e impacta de manera directa en el nivel de su calidad de vida. A su uso para el consumo humano en los hogares, se adicionan otros, que lo tornan indispensable para la prestación de más servicios. Por ejemplo, pensemos en la calidad y seguridad de los establecimientos destinados al servicio educativo o de salud, cuando se carece de agua. Sin mayor dificultad, podemos concluir que el agua, es una necesidad vital y un derecho de todos los ciudadanos.

En el Perú, la brecha de servicios de agua y saneamiento, según el Programa Multianual de Inversiones del Estado 2021-2023, publicado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), es aún un tema pendiente, ascendiendo en el caso de áreas urbanas sin drenaje pluvial a 98%, y del servicio de alcantarillado rural a 54%. En cuanto al agua potable, la brecha en zonas rurales asciende a 34% y en zonas urbanas a 9%.

Lima no es ajena al déficit de servicios y cobertura de agua potable. De acuerdo con OXFAM y la Cámara de Comercio de Lima, en el Perú existen más de 7 millones de peruanos que no cuentan con agua potable. Según OXFAM, Lima sería la ciudad más vulnerable al ser la segunda capital en el mundo asentada en un desierto donde solo llueve 9 milímetros al año aproximadamente. Además, el río Rímac es la cuenca más deteriorada en términos ambientales, y al mismo tiempo, el principal proveedor de agua para la población de Lima y Callao. Al 2021, la brecha de servicios de agua en Lima asciende a 7%, según SEDAPAL, y la población sin servicio de conexión doméstica alcanza las 800 mil personas aproximadamente en Lima y Callao.

Ante ello, vale la pena preguntarnos ¿qué alternativas se tienen para el impulso de la infraestructura pública necesaria para una mayor prestación de servicios de agua y saneamiento en Lima, sobre todo de agua potable? El Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad, aprobado en julio de 2019, incluye los siguientes 8 proyectos priorizados por SEDAPAL:

Fuente: Plan Nacional de Infraestructura para la competitividad

El primero de ellos, “Obras de cabecera y conducción para el abastecimiento de agua potable para Lima”, buscaría atender la demanda de 2 millones de usuarios en Lima y, según el cronograma actualizado, sería adjudicado en el III trimestre del 2022. No obstante, contaría con aspectos pendientes de definir, como la asignación de riesgos, conforme lo indica el Reporte de Seguimiento de Proyectos del Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad, elaborado por el Equipo Especializado de Seguimiento del MEF en julio del 2021. Ello, consideramos, podría retrasar el cronograma y por tanto la fecha de adjudicación.

Por otro lado, SEDAPAL a través de un contrato de Gobierno a Gobierno, inició en el 2021 la ejecución del proyecto Nueva Rinconada, que espera beneficiar a más de 400 mil habitantes de Villa El Salvador, San Juan de Miraflores y Villa María del Triunfo, previendo su culminación en el 2025. Este proyecto, es uno de los más grandes con que cuenta el Perú en materia de agua y saneamiento.

¿Qué alternativas adicionales podrían evaluarse?

Actualmente se encuentra en trámite la Autógrafa de Ley que modifica el Decreto Legislativo 1280, Decreto Legislativo que aprueba la Ley Marco de la Gestión y Prestación de los Servicios de Saneamiento. El decreto contempla el “Agua en bloque”, modalidad utilizada en diversos países, que permite al prestador del servicio de agua (la empresa pública o entidad pública) contratar con un proveedor en el marco de las normas de contrataciones del Estado para que le suministre: a) el abastecimiento de agua (cruda y/o potable) y b) el tratamiento del agua residual; realizándose los pagos en ambos casos, cuando se brinda efectivamente el servicio contratado. Asimismo, se encuentra prevista en la norma vigente y en la propuesta de modificatoria, la participación de SUNASS como organismo regulador en la materia. 

La Autógrafa de Ley incluye la posibilidad de permitir al proveedor desarrollar infraestructura (para realizar el suministro), cuya titularidad pasará al prestador del servicio (la empresa o entidad pública). Esto último deja en claro que esta infraestructura tendría carácter público, abriendo una alternativa adicional para la infraestructura pública en la prestación de servicios de agua, lo cual puede aportar, debidamente regulado. Para su aplicación será importante tener presente las características y el análisis técnico debido, incluyendo las particularidades específicas sectoriales para estas obras. Asimismo, será importante la concordancia con las disposiciones legales vigentes, un buen diseño contractual y los controles correspondientes.


(Foto: Andina)


Escrito por

Karla Gaviño

Consultora en gestión pública, infraestructura e inversión pública. Profesora de la EGP de la Universidad del Pacífico. @KarlaGavinoM


Publicado en

Karla Gaviño

Columnas de opinión