#CómoSalimosDeEsta

¿Porqué es importante el enfoque de género en la infraestructura pública?

La inclusión del enfoque de género en los proyectos de infraestructura pública puede ayudar sustancialmente a la reducción de las desigualdades de oportunidades, así como al mejor aprovechamiento de los servicios para cuya prestación se construye la infraestructura.

Karla Gaviño - Docente de la Escuela de Gestión Pública de la UP

Publicado: 2022-03-08


La brecha de acceso básico de infraestructura pública en el Perú, fue estimada en cerca de 363 mil millones de soles en el Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad, publicado en julio del 2019, ello se materializa en servicios a cargo del Estado que no pueden ser prestados adecuadamente, o que simplemente, no se brindan, como es el caso del agua potable en distintas localidades a lo largo del país.

Esta brecha, si bien nos afecta a todos, tiene mayor impacto en la población femenina y en los grupos vulnerables. Al respecto, Anna Wellenstein y Maninder Gill afirman en el artículo "Cómo hacer que la infraestructura beneficie tanto a los hombres como a las mujeres", publicado por el Banco Mundial, lo siguiente: “La infraestructura no es neutral en función del género. Las brechas de acceso a la infraestructura de buena calidad afectan a las mujeres de manera desproporcionada. Las mujeres deben participar en la definición de prioridades en materia de diseño y operación de la infraestructura si se quiere lograr el impacto deseado en el desarrollo”.

Entre los ejemplos citados por los autores, resalta lo bien documentado que se encuentra como las mujeres son responsables de obtener el agua para uso doméstico en la mayoría de países, lo que impacta fuertemente en la manera en que utilizan su tiempo. Asimismo, indican que no tener electricidad obliga a las mujeres a realizar tareas pesadas en sus hogares por la falta de iluminación, la ausencia de bombas de agua eléctricas y aparatos de refrigeración. El diseño y la operación deficiente de la infraestructura de transporte urbano, por su parte, agravan a criterio de los autores, los riesgos para la seguridad personal de las mujeres y su exposición a la violencia de género.

De similar opinión son Benédicte de Waziers y Olga Morales, autoras del documento ¿Cómo integrar el enfoque de género en el sector de infraestructura?, elaborado para el Banco Interamericano de Desarrollo, en el cual partieron de proyectos de infraestructura con componentes de género (proyectos de agua y saneamiento, energía, transporte y extractivas), para arribar a 4 ejes de acción principales: 1. Igualdad de oportunidades en el ámbito profesional, 2. Fortalecimiento institucional con enfoque de género, 3. Creación equitativa de oportunidades de desarrollo productivo, y 4. Acceso a servicios de infraestructura para la igualdad de género.

Con relación a cada Eje, las autoras encontraron, entre otros, los siguientes aportes de la inclusión del enfoque de género:

1. Igualdad de oportunidades en el ámbito profesional: Cuando en el diseño, construcción y operación de los proyectos, se incluye la participación activa de mujeres, se suelen cubrir de manera más efectiva sus necesidades, y las necesidades de los niños, promoviendo su sostenibilidad. El acceso igualitario de oportunidades labores en la infraestructura, incluyendo a las posiciones de liderazgo, tiene dos efectos: a) Permite utilizar mayor número de habilidades técnicas y suaves, necesarias en sectores de infraestructura; y, b) Constituye una plataforma de colaboración y sinergias para avanzar en temas de igualdad de género tanto en sectores públicos como privados.

2. Fortalecimiento institucional con enfoque de género: Promover una mayor participación de mujeres o representantes de poblaciones vulnerables en la gobernanza, lineamientos operativos, toma de decisiones y diseño de los servicios a prestar con la infraestructura.

3. Creación equitativa de oportunidades de desarrollo productivo: Las oportunidades de desarrollo económico producto del incremento de la oferta de servicios de infraestructura de calidad contribuye a crear empleos y emprendimientos, y con ello fomenta la autonomía económica de mujeres y grupos vulnerables. Adicionalmente, las autoras encontraron que la diversificación económica de mujeres y grupos vulnerables, abre la puerta para mayor inclusión, dinamizando economías locales y beneficios sociales de mediano y largo plazo.

4. Acceso a servicios de infraestructura para la igualdad de género: Un mayor acceso a servicios de infraestructura de calidad permite mejorar la calidad de vida de todos. Para lograrlo, las autoras recomiendan promover la generación de información sectorial diferenciada por sexo, y asegurar que las necesidades de hombres y mujeres sean tomadas en cuenta durante la planificación, diseño e implementación de proyectos.

Al respecto, consideramos que la inclusión del enfoque de género en los proyectos de infraestructura pública, puede ayudar sustancialmente a la reducción de las desigualdades de oportunidades, las mismas que se han acrecentado durante la pandemia de la COVID-19, así como al mejor aprovechamiento de los servicios para cuya prestación se construye la infraestructura

Para ello, coincidimos en la importancia de la presencia de mujeres en espacios de liderazgo para el diseño y la implementación de las políticas públicas, así como en la priorización, formulación, ejecución y operatividad de proyectos de infraestructura pública.

En el Perú, los espacios principales para liderar políticas públicas a nivel nacional, así como las principales unidades ejecutoras de proyectos de infraestructura pública en el país, se encuentran en el Poder Ejecutivo. En ese sentido, no deja de ser significativo que actualmente éste se encuentre compuesto por 3 Ministras y 15 Ministros. Si revisamos el liderazgo de los Gobiernos Regionales, (que después del Poder Ejecutivo, siguen en la lista de entidades con mayores posibilidades de ejecutar grandes proyectos de infraestructura pública), resulta también importante resaltar que en las elecciones del 2019, se eligieron 25 gobernadores y ninguna gobernadora regional.

Estos datos sobre el liderazgo en aquellos niveles de gobierno que potencialmente pueden implementar las principales obras de infraestructura pública, consideramos que resultan desalentadores para la incorporación del enfoque de género. Más allá de discursos en torno a fechas conmemorativas, el desarrollo de infraestructura pública inclusiva, que procure brindar servicios con enfoque de género, requiere de líderes involucrados con la igualdad de oportunidades, que prioricen y exijan su inclusión desde el diseño de los proyectos hasta la prestación de los servicios.


(Foto: Andina)


Escrito por

Karla Gaviño

Consultora en gestión pública, infraestructura e inversión pública. Profesora de la EGP de la Universidad del Pacífico. @KarlaGavinoM


Publicado en

Karla Gaviño

Columnas de opinión